Cliente final








¡Crecepelo para los calvos!
¡Cremas mágicas antiedad!
¡Gimnasio para esa barriga!
¡Y el aparatoso Jet Extender!


(«what else?»)


Oh, finado cliente final,
consumidor consumible:
el bien fungible eres tú.


Una poderosa industria crece

en torno a tus complejos.




.