La chica sobre la baldosa






La chica sobre la baldosa
quiere bailar claqué.
viajar a la Luna,
hacerse sabia
y vivir aventuras
sin salir de su baldosa.

Te dice que quiere que
formes parte de su vida
pero tú sabes que la baldosa
es una cárcel,
un muro infranqueable,
Alcatraz y sus perros,
la Estrella de la Muerte
y su puto campo de fuerza.

No hay sitio para dos
en la baldosa.
Qué va a haber.
Bastante tiene la chica
en conseguir mantenerse
en equilibrio, y no caerse ella
sobre el temible suelo
fuera de la baldosa.

En fin, menuda gilipollas.
Sigue sobre tu pedestal,
chica sobre la baldosa.
Y decórala con azulejos
coloristas a cada poco,
o enmoquétala de sisal
que la gruesa frazada
oscurezca la porquería,
el mal olor y su color,
bajo la baldosa.

Adiós, seguridad cuadriculada.
A ti te ha faltado audacia;
a mí me ha sobrado paciencia.
No hay sitio para tantos
en una baldosa.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada