Expurgo rabioso homicida contra mis desemejantes








"El único error de Dios fue no haber dotado al hombre de dos vidas:
una para ensayar y otra para actuar".
Vittorio Gassman





Aquí, a todos vosotros,
icebergs anfibológicos
nebulosos y perfectos,
que engañáis a vuestro espejo.
mientras os alimentáis de imposturas.
Deciros que esta idea de vida
solo la vivimos una vez
y no hay repetición.
Breve, tensa, torpe o imprecisa
pero solo una.
Procrastinarse es un asesinato
bajo el cual el conformismo
encuentra justificación
para su intolerable despilfarro de aliento.


Únicamente es vuestro, os pertenece,
el mundo tras los ojos con que miráis,
más arriba del zuño cóncavo.  
¿Quién podría negaros, oh, pusilánimes,
vuestras posesiones?
Sois señores de vuestro acontecer medroso,
emperadores de vuestras evasivas,
soberanos de sueños incoloros,
dictadores sin recompensa
de una republiqueta de mentiras.
Y la soledad cuando la noche duele,
esa íntima y oscura oquedad del verbo ser,
Ella, también os pertenece.


Asco de mundo de auto-castrados,
tibiezas intelectuales,
consortes de lo intangible,
señuelos, ¡salid!,
no os quiero en mi vida
(del mismo modo conmutativo
que vosotros me censuráis) .
Tampoco contáis con mi preeminente piedad,
os indago y no veo a mis semejantes.
¿Dónde están mis semejantes?
Solo veo prisioneros en un limbo etéreo
—del que no recordáis haber extraviado la llave—;
almas postradas entre titubeos
fabricando cadenas con arterias de serrín,
como suicidas en potencia,
desangrándoos a cada segundo.
Piso alguna cáscara
y es el crujido de vuestros pasos.
Por favor, ¡que alguien acabe con vosotros!
¡Que ejecute a la humanidad!
¡Que se descerrajen las paredes!
¡Que los ciegos destejan los abrazos virtuales!


Aquí, a todos vosotros,
icebergs anfibológicos,
falsos satisfechos,
que tal vez, a lo mejor, 
desde el hielo
le veis a todo algún sentido.
Repetiros, con rabia:
os equivocáis.
Os equivocáis de pleno.
Es preferible morir a estar muerto.
A ese estar vivo
vuestro
de los abnegados,
los inertes
y los errantes…

cobardes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada