Espectador de un segundo





Existía abismo en aquellos ojos,
negrura sobre medias lunas profundas,
cicatrices bajo los párpados
del espectador.

Existía desasosiego en aquel solo estar solo,
en aquel tiempo fuera del tiempo,
contemplativo sobre las rocas
del espectador.

Existía un diálogo silente ,
verdades compartidas en el lenguaje abstruso,
incognoscible y secreto
del espectador.

Existía una escucha atenta,
un prestar atención a las olas, rompiendo
sobre la ficticia solidez de la costa, rompiendo
sobre tristezas anegadas, rompiendo
sobre mordeduras profundas, rompiendo
sobre la estatua inconspicua
del espectador.

Qué paréntesis, el nuestro,
agotamiento fugaz entre ausencias,
espectadores de un segundo contemplando
la efímera luz de esa gota reflejándose
sobre un flash de espuma que se diluye
y se olvida y se ahoga…

Qué desamparo, el nuestro,
espectadores de un segundo contemplando
el mar, intentando vanamente
detenerlo a dentelladas.











.

1 comentario:

  1. Precioso y triste por la impotencia.
    Un poema magnífico
    Besos

    ResponderEliminar