Frases de película











Últimamente pienso mucho
en el final de esa película:
Juegos de Guerra, ya sabéis,
esa en la que Matthew Broderick,
a punto está de desencadenar
la tercera guerra mundial
con un teléfono de plástico
y una mierda de Spectrum


En ella, en la sala central del NORAD,
en el cénit del holocausto nuclear,
un ordenador más inteligente que la hostia,
el WOPR, simula contra sí mismo
miles de partidas de 3 en raya
para al final concluir:


«Extraño juego.
El único movimiento para ganar
es no jugar.»


Da que pensar.




No jugar.
No jugar.
No jugar.
Zugzwang.
«Cuando la única jugada posible
es no mover»


Nemo Nobody refrendó esto.




No jugar, pero:
«¿Cómo se hace para vivir
una vida llena de nada?»


El secreto de sus ojos
nos lanza esta pregunta
tan y tan hijadeputa .




Y ahora, ¡miradle!,
también Jesús Raza,
desde el desfiladero,
bebiendo de su botella,
escupiéndonos:


«Sin un amor, sin una causa,
no somos nada.»


Valiente cabrón.




Pero que no nos deslumbre el destello:
la meritocracia es un invento capitalista
sin posibilidad alguna de victoria.
No es cierto que quien persevera
se lleva el premio;
o quizá tan solo sea incierto
que valga la pena participar.


¡No renunciar a ganar!
¡No aprender a perder!
No, simplemente
no formar parte del concurso,
de su trampa, de su engaño.


«Jerome había sido diseñado
con todo lo necesario
para entrar en Gattaca,
excepto el deseo de hacerlo.»


¡Eso es!




Y mantenernos firmes,
imperturbables,
indomables.
Incluso cuando te golpeen,
te pateen, te sacudan,
te arrastren por el suelo
y tengan los cojones
de reprocharte:
«Lo que tenemos aquí
es un fallo de comunicación.»


No ceder.
No jugar.
No ceder.
Nuestra única respuesta
la sonrisa eterna
de Cool Hand Luke
(en la mejor película
de todos los tiempos).




Regresar al futuro,
abandonar este bucle
atrapado en el tiempo.
Tornar en robots perfectos,
en replicantes sin empatía,
en ordenadores más listos que la hostia.


«Bebed a mi salud
y contadme lo bueno que está el vino.»,
hago mío el brindis
de Rémy Girard.




Extraño juego.


THE END




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada