Siempre juntos








Juntos, siempre juntos…
 

Porque miro al pasado y no sé recordar un tiempo en el que no sintiera hacia ti verdadera devoción, plena y completa, que se ha prolongado hasta nuestros días con inmarcesible fuerza.
 

Porque tu voz es la voz de ese tierno arrullo con que en mi niñez me dormía, en susurros de mar y olas, a veces con el tintineo de la más fina lluvia a veces con el rumor del más estruendoso chaparrón, siempre acunándome serena, cantándome al oído secretos de gigantes, lamias y sorginak.
 

Juntos, desde siempre juntos…
 

Porque en esas pecas tuyas de mi infancia, pecas que recuerdo eran grises de hollín, encontré los mapas donde perderme, pecas que supieron señalarme el Norte y el Sur, pecas que supusieron todas las estrellas que el cielo encapotado no me dejaba ver.
 

Porque crecí a la vez que tú y según fui conociéndote así creció exponencialmente mi adoración, jugando en los rincones de tu piel, columpiándome en tus rodillas, husmeando tras tu olor a lluvia perenne,  perdiéndome tras el verde de tus ojos.
 

Juntos, para siempre juntos…
 

Porque según me fue espabilando la vida pude perderme al fin en los recovecos de tus curvas, curvas tan cercanas que es como transitar por las avenidas de una ciudad soñada, curvas donde detenerse a diario a pensar en nosotros, a veces con la torpe impaciencia de un adolescente que no sabe esperar, a veces con la inquebrantable y resignada serenidad de la edad madura.
 

Porque en mi juventud no me canso de recorrerte, amándote con tranquilidad, besándote mordisco a mordisco, a sorbitos, como se beben los buenos vinos, como se disfruta la melancolía.
 

Juntos, por siempre juntos…
 

Porque soy rapsoda que nunca ha aprendido a decir las cosas claras y siempre termina perdiéndose en trasnochadas metáforas que no te merecen, sin jamás poder expresar con claridad lo mucho que amo tus playas y tus lluvias, tus pueblos y tus gentes, tus grises de fábrica y tus verdes de montaña, tus edificios negrestinos y tus carreteras abigarradas.Porque, en el fondo, te quiero tal y como eres, tal y como siempre te he conocido, con tus virtudes y tus defectos.
 

Maite zaitut, Bizkaia…


 
Sestao, Noviembre del 2006




______________________________________________

Esta carta —repitiendo el chupi-truco de "Esos matices"— consiguió el 2º Premio del "VIII Certamen de Cartas de Amor de Leioa" convocado por el Ayto. de Leioa en el año 2007.

http://www.kulturleioa.com/documentos/_Libro%20Concursos.pdf



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada