Géminis




«La vida es el conjunto de funciones que resisten a la muerte.»
—Xavier Bichat—


«…y tengo un ambicioso plan, consiste en sobrevivir.»
—Nacho Vegas—



Resistencia,
resistencia,
resistencia:
este obstinado respirar,
este vano echar adelante una pierna
y obligar a la otra a acompañarla.
Resistencia,
funciones para resistir
en pos de un sentido:
la falsa fe unamuniana,
el absurdismo filosófico,
el entorno de amor…


Pero la neurosis regresa
—¡TOC, TOC, TOC, TOC!—,
trastorno obsesivo compulsivo,
como un diapasón genético:
miedo a la vejez, a la enfermedad,
al dolor, a la soledad, a la decrepitud...
Y concluir que ese miedo al sufrimiento,
ineludible a la existencia,
supone un miedo superior.


El más temeroso de los hipocondriacos
en sempiterno diálogo mental
con el más asustadizo de los maníacos:
«—¿Sabes? En algún momento de mi miedo
                                                                       tendré razón.»
Y el desvalido preso de ansiedad asiente.
Y el timorato colmado de fobias subraya.


Todos ellos
sufriendo por miedo a sufrir,
por anticipado,
en diferido,
como si su vida
fuera lo más importante
para su vida;
dándose importancia,
embozados de trascendencia:
¡la vida alzándose sobre la muerte, ay!,
en cuanto a desasosiego se refiere.


Menos mal
que al fondo de la sala,
al extremo de su personalidad,
aún se alcanza a escuchar una risa:
«—¡Ja ja ja ja ja! ¡Gilipollas! ¡Apocados!
¡Mongolos!»
Y la aprensiva criatura sombría se abochorna.
Y el desamparado lleno de incapacidades calla.


En las periferias de la razón, habita:
el gemelo cipote de piel de kevlar,
el payaso que ayuda a sobrevivir.








.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada